Celebración del 10 de noviembre

Celebración del 10 de noviembre

1034
0
Compartir

La República panameña celebra el 10 de noviembre como el heroico día en que se proclama el Primer Grito de Independencia en la Villa de Los Santos ocurrido en 1821. Este alzamiento popular en contra del gobierno colonial español en La Villa de Los Santos en la Provincia de Los Santos; fue encabezado por Rufina Alfaro, aunque históricamente no está comprobado plenamente la existencia de Rufina Alfaro.

Para esa época existían varias protestas por parte de varios poblados de Panamá como Natá, Penonomé, Santiago, Alanje, entre otros. Las protestas eran por las acciones de el Virrey Juan Sebastian Murgeón el cual ocasionaba destrozos para conseguir dinero para el imperio español.

El 10 de noviembre de 1821 el pueblo de la Villa de Los Santos avisados que ahora el Istmo estaba con pocas fuerzas militares (pero pronto vendrían desde el Caribe y el Pacífico refuerzos) se sublevaron y tomaron la guarnición sin matar a nadie, liberaron a los presos y La Villa de Los Santos declaró su independencia, enviando reproducciones del Acta con notas de invitación a Veraguas, Alanje, Natá, y al Cabildo de Panamá.

Este hecho desencadenó una serie de Gritos de Independencia en varias ciudades panameñas, culminando con la Independencia de Panamá de España, el 28 de noviembre de 1821.

Este día de celebración, los panameños desfilan con los trajes típicos panameños con tonadas folcklóricas  y desfiles en Juan Díaz y en las calles principales de la Provincia de Los Santos.

 

Luego de proclamar ciudad independiente a la Villa de los Santos, el Cabildo Abierto cuyo presidente fue Don Julián Chávez, invitó a todos sus miembros además de los concejales, a deliberar acerca de la escogencia de Don Segundo Villareal como el jefe de las nuevas fuerzas libertadoras de la Villa de los Santos, luego de lo cual se confirmó por unanimidad la moción expuesta confirmando su cargo.

Esta decisión tomó en cuenta la infranqueable postura de Segundo Villareal de libertar la Villa de los Santos al precio que fuese incluso exponiendo su propia vida. Esta noticia del Grito de Independencia de la Villa de Los Santos, se difundió por todo el territorio panameño y fue respaldada por los pueblos de Las Tablas, Macaracas, Las Minas, Parita, Ocú, Penonomé, Pocrí, Pesé, Natá de los Caballeros, San Francisco de Veraguas y Alanje, en la provincia de Chiriquí.

Las consecuencias más importantes de El Primer Grito de Independencia de la Villa de Los Santos fue la emancipación de otros pueblos del interior como Penonomé, Natá de los Caballeros, etc. Pero sin duda alguna la repercusión más importante de este acontecimiento fue la Independencia de Panamá lograda de forma definitiva el 28 de Noviembre de 1821.

A continuación la carta de invitación que se envió a los diferentes poblados de Panamá:

Invitación de la Villa:

En la ciudad de Los Santos, Noviembre diez de mil ochocientos veinte y uno: El Señor Don Julián Chávez, Alcalde constitucional Primer nombrado, Presidente de este muy ilustre ayuntamiento, hizo convocar a la mayor parte de su componentes y con los que suscriben; no habiendo podido asistir el resto por enfermedad y ausencia igualmente que el Cura Párroco, doctor José Moría Correoso y muchos vecinos, a quienes manifestó dicho señor Presidente el voto general del Pueblo, para separarse de la nación española, por motivos que eran bastante públicos, y que son tanto más opresores, cuanto que no pierden un momento de subyugar cada día más la libertad del hombre: atentando cada español, por ridículo que sea principalmente si tiene mando y es militar, hasta contra lo más sagrado, que se haya en todo ciudadano, que es su individuo:

Que por todo ello deseoso de vivir bajo el sistema Republicano, que sigue toda Colombia, anhelaba el mismo pueblo que esta Villa jurase la independencia del Gobierno Español, con otras muchas razones, que al afectado profirió dicho señor Presidente, las que oídas, tuvieron a bien discutir, procurando que ante todas las cosas se oficiase a los pueblos del Partido para conocer si se inclinaban o no adoptar el sistema propuesto, pues de otra manera se podría decir con certeza era aventurar exponiéndose esta población sola a hacer frente, no solo a los referidos pueblos, sino  también a la Capital, cuyo Jefe que es don José de Fábrega tomaría muchas providencias a fin de sujetar este paso y emplearía para ello todo cuanto tuviera a su alcance, como que tiene previstos sus almacenes de armamentos, municiones, &, de que esta Villa carecía; pues aunque aquí hay suficiente número de hombres, que es de lo que se carece en Panamá, y pueden defender tan justo intento, hay falta de provisiones bélicas de que allí se abundan, por lo que se tenía por arrojo no obstante que el patriotismo exigía un esfuerzo que acaso superaría a toda dificultad, que pudiere ofrecerse tomándose a otros medios para hacer sucumbir a los pueblos y a la capital. En efecto, vistas todas las reflexiones que, se hicieron dándoseles soluciones a las que que eran en contra, se determinó, según el voto general del pueblo, se procediese al juramento de independencia, como en efecto se hizo, habiéndolo prestado, ante todos, los individuos del ilustre Ayuntamiento cuyo acto se celebró con pausible gozo y una indecible conmoción del espíritu de cada uno del Pueblo, quien aclamó se titulase esta Villa “Libre Ciudad” con consideración a ser la primera de todo el Istmo, que había tenido la felicidad de proclamarse libre e independiente bajo auspicio y garantía de Colombia: a cuya solicitud accedió gustosa esta Ilustre Corporación con respecto a ser un día de Gloria y de Mercerd. También se hizo presente, por varios vecinos, que debía nombrarse un Comandante de Armas para la mejor dirección de las tropas con consideración al abandono con que se han tenido estas milicias por la dominación española, y de facto se siguió a sufragar para tal nombramiento; y resultó este en la persona de don Segundo Villareal, vecinvo honrado de reconocida probidad, y quien otro tiempo ha sido Comandante accidental, a quien, estando presente, se le hizo saber la elección que aceptó de buena gana ofreciéndose al pueblo para cuanto estuviese en sus manos.

Acto continuo varios vecinos hicieron ver al Ilustre Ayuntamiento, que supuesta la elección de tal Comandante de Armas en el dicho de don Segundo, igualmente que su aceptación, les parecía residían facultades en el Ilustre Ayuntamiento para darle un grado correspondiente a su patriotismo y superioridad en las armas, que juzgaban serían extensivo en todo el Partido siempre que éste se decidiese, como lo esperaban por la causa de la Libertad: Que en su virtud el grado de Coronel lo hará tan adecuado que no encontraban otro más al propósito para compensarle su heroísmo y su patriotismo, según había manifestado en el acto de juramento de independencia.

Y bien examinados los pormenores de esta Solicitud, se vió que era arreglada prestándose espontáneamente el Ilustre Cuerpo a conferirle, al referido don Segundo, el grado de Coronel como en efecto le confirió, ciertos los individuos que le componen de esta gracia sería aprobaa por el Excelentísimo señor Presidente de la República de Colombia, a quién se dará cuenta sea a tiempo. Con lo que y con encargársele por el Pueblo Muy Ilustre Ayuntamiento hiciese las invitaciones necesarias, no solo a los pueblos del Partido, sino también a los Ayuntamientos de la Capital de Panamá, de la Provincia de Veraguas, y Alanje, Natá, etc., se concluye esta Acta, que firmaron los señores capitanes, ante mí, el infrascrito Secretario de que certifico.

Julián Chávez, José Antiono Moreno, José María de los Ríos, José Antonio Salado, Salvador del Castillo, José Catalino Ruiz, Manuel José Hernández, Pedro Hernández.

Secretario.

Fuente: Wikipedia:Primer Grito de Independencia de la Villa de Los Santos
Fuente 2: Wikipedia: Independencia de Panamá

Bibliografía: 
-NICOLAU, Ernesto de J.: Opus Citatum, páginas 29-31.
-Berrío-Lemm, Vladimir. (2003). Panamá tierra, gente, legado... centenario (Vol.2, pp. 326-327). Panamá.

Popularity: 56% [?]