Comer en familia favorece a tener niños saludables

Comer en familia favorece a tener niños saludables

265
0
Compartir

Hacer que los niños coman en familia evita que abusen de los alimentos no saludables y es el mejor método para que aprendan el arte de alimentarse correctamente.

Los niños que comen frente a las pantallas de televisión, que comen solos en la cocina mientras los padres se encuentran ocupados, o niños acostumbrados a ingerir alimentos en sus habitaciones sin compañía. Todos ellos enfrentan potenciales riesgos de padecer trastornos alimentarios o sobrepeso. Se destaca a los niños que en forma habitual comen en familia al menos tres veces por semana al disminuir en un 32% la posibilidad de sufrir trastornos alimentarios y en un 15% de ser obesos, según afirma Pilar Gómez Eterría, experta de nutrición de la Sociedad Español de Endocrinología y Nutrición (SEN), mediante informes presentados durante el congreso realizado este año (2012).

En las próximas líneas se explica por qué es importante dar buenos ejemplos nutricionales a los miembros de la familia niños y adolescentes, y cuál es la labor que realizan los abuelos en la alimentación de los nietos.

Enseñar alimentarse correctamente a los niños con el ejemplo

Se ha demostrado que los niños que comen sin estar acompañado de sus padres o abuelos desarrollan hábitos menos saludables: comen pocas frutas y verduras, exageran ingiriendo productos alimenticios procesados y con demasiado azúcar, muestran dificultad para comer pescado. Por el contrario los que se sientan a la mesa con familia, sus progenitores o abuelos los exhortan de forma insistente hasta lograr que adquieran costumbres apropiadas, consumir todas los vegetales del plato y tomar como postre una fruta, en lugar de un helado, o ingerir en el desayuno yogurt con salvado de trigo y tostadas de pan integral, en vez de alimentos procesados o alimentos chatarra.

Adicional a todo lo expuesto, es de vital importancia entender que saber que comprar y como preparalos es primordial antes de cocinar por cocinar, requiere una preparación previa. Estudios recientes al respecto por los niños recomienda involucrar a los niños en la escogencia, compra y
preparación de los alimentos. De esta forma se logra que los pequeños incorporen estos hábitos a su modo de ser.

Actualmente son muchas las investigaciones que aseveran los beneficios de comer en familia. Recientemente se hizo una revisión de estudios acerca de hábitos alimentarios de los niños efectuado por investigadores de la Universidad Illinois en Urbana-Champing (Estados Unidos), los niños que comen en familia en forma habitual eran un 24% más propensos a ingerir alimentos saludables que aquellos niños que escasamente comían en compañía de sus padres o abuelos. Se demostró de manera contundente que los niños que sentaban en la mesa junto con sus adultos tres o más veces por semana eran un 20% menos propensos a seleccionar alimentos no saludables, como alimentos chatarra.

En conclusión, la clave de los resultados positivos que la comida en familia tiene en la alimentación de los niños, podría estribar, según los estudiosos en el ejemplo positivo que trasmiten los adultos a través de su buenas costumbres y ejerce una poderosa influencia capaz de frenar a tiempo las tentaciones que acosan a los niños.

La influencia de los abuelos en la alimentación de los niños

En los tiempo actuales a muchos padres les resulta extremadamente difícil comer con sus hijos debido a que se encuentran trabajando fuera de sus hogares, por esta razón la responsabilidad de cuidar a los niños ha estado en la mayoría de las veces a cargo de las abuelas o abuelos. Esto se desprende en informe españoles como el de la Obra Social Caja de Madrid, con el título “ abuelos y abuelas para todo: percepciones en torno a la educación y el cuidado de los nietos”, afirma que el 50% de los abuelos españoles están encargado del cuidado de los pequeños a diario y el 22% de los mismos ocupa más de siete horas en esta tarea cada día. De esta manera se reconoce el gran papel desempeñado por los abuelos en la alimentación de los menudos de la casa.

Otros datos españoles aportado por La Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) es el resultado del primer Estudio presentado acerca de los abuelos en la alimentación de los nietos, el trabajo fue hecho encuestando a 404 personas mayores de 60 años. El descubrimiento más relevante señala que el 64% de los abuelos se dedican de forma habitual a preparar los alimentos a sus nietos. Este informe muestra también la preocupación que ellos sienten por los hábitos alimenticios de los pequeños, ya que un 67% de ellos creen que estos no tienen una dieta apropiada, abusan de la carne y de productos lácteos. Por otro lado, más del 50% de los abuelos ingieren tres frutas y verduras al día, tres veces por semana. Los autores de esta investigación piensan que estos abuelos son un ejemplo modelo a seguir para su descendencia, a quienes ofrecen frutas frecuentemente cada día, según asegura el 71% de los abuelos encuestados.

En Panamá no tenemos datos estadísticos o informes sobre la participación de los abuelos o abuelas en la alimentación de los hijos. Pero es claro que en Panamá, principalmente en familias con raíces interioranas (provincias de Panamá), la participación de los abuelos en la educación de sus nietos esta comprobada y forma parte esencial de la cultura panameña; en especial en familias con madres adolescentes.

Los malos hábitos alimenticios y diabetes van de la mano

Estudios recientes realizados por autoridades de salud de Estados Unidos, la Unión Europea y de nuestro país (Panamá), muestran que la obesidad infantil se incrementa dramáticamente, esto ha sido responsable de la aparición de diabetes en niños cada vez a edades más tempranas. El punto mas revelador de estos estudios es que los malos hábitos alimenticios es el responsable número uno de la obesidad infantil, y esta, un caldo fértil por medio del cual se propaga la diabetes y otras enfermedades, como la hipertensión y las dolencias cardíacas.

Además, es conocido que los niños que sufren de obesidad tienen la inmensa probabilidad de ser obesos cuando sean adultos y padecer trastornos de salud como la diabetes.

Análisis efectuado por expertos en materia de salud concluyen, que actualmente el sobrepeso es mayor en los niños que en las niñas y que su prevalencia se incrementa en los que llevan una vida sedentaria. Por lo que se recomienda una vida más activa practicando deportes al aire libre como tenis, béisbol, fútbol, natación, gimnasia, etc.

Lo preocupante de este estudio, en estos tiempos que vivimos las sociedades “modernas” donde los niños, adolescentes y adultos, pasamos demasiado tiempo delante de las pantallas de televisión, las computadores, tablets, celulares y aparatos de video juegos, es que esta tendencia en vez de disminuir va en aumento, por lo que es necesario que todos los actores de la sociedad se vuelvan protagonistas principales y de una vez por todas, practiquemos deportes en familia al aire libre, donde autoridades de salud y de la educación sean promotores de primer nivel.

Ya sabemos la estrategia que ofrece resultado, dar buenos ejemplos ayuda a cambiar malos hábitos. y esto es importante cuando el premio es UNA BUENA SALUD.

Popularity: 2% [?]