Dieta Naturista para el Cáncer

Dieta Naturista para el Cáncer

485
0
Compartir
Dietas naturistas

El naturismo es un estilo de vida que va de acuerdo con las leyes de la naturaleza. Es decir, amigos lectores, el objetivo del naturismo es respetar las leyes naturales y fisiológicas que rigen la naturaleza para evitar la degradación del medio ambiente. No es algo que tiene que ver con alguna secta o moda, ni con una religión, es un sistema de vida.

El naturismo médico es el sistema curativo fundado por Hipócrates que preconiza la existencia de una fuerza   del organismo para conservar la salud y recobrarla cuando la haya perdido.

El naturista es una persona comprometida no solo para alimentarse de manera natural, sino que en todas sus acciones, bien comiendo, bebiendo, trabajando, o efectuando cualquiera otra acción, vive de acuerdo a las leyes naturales o leyes que rigen el universo, sin desequilibrar lo que siempre había estado equilibrado. El naturista mas bien, tratará de equilibrar la salud por medio de dietas y métodos naturales.

El tratamiento naturista en ningún momento tratará de sustituir el tratamiento médico, más bien es un complemento de apoyo. Tampoco está autorizado para realizar diagnóstico, solo actuará como complemento al tratamiento de la enfermedad diagnosticada por el médico.

Por ejemplo, en las enfermedades neoplásicas. Cáncer exponemos algunas consideraciones de acuerdo a la filosofía naturista que son apoyados  por un nutrido grupo médicos de reconocido prestigio. Lo más importante que se puede notar en estas recomendaciones, es que el paciente ha de corregir su manera de alimentarse.

Estadística recientes indican que entre el 80-90% de los cánceres intervienen factores ambientales y, dentro de esta proporción, un 35% se relaciona con la dieta. Los estudios concluyen que la mayoría de los cánceres del hombre podrían prevenirse.

Debido al gran interés que despierta este tema en torno a la salud humana, son numerosos los estudios epidemiológicos y experimentales sobre la influencia de la nutrición en el desarrollo de tumores, en cualquiera de las fases del proceso carcinógeno.

Aunque tenemos que aceptar que algunos estudios presentan resultados contradictorios, ya que es muy difícil relacionar sin equivocarse los efectos producidos con un solo factor. Por ejemplo, cuando se reducen las proteínas en las dietas, también se reducen las grasas saturadas y el colesterol que forman parte del alimento proteico.

Presentamos de manera resumida los efectos de los componentes de las dietas, observado durante el desarrollo de la enfermedad como en lo que se considera acción preventiva.

Efectos de los componentes de la dieta

Energía: La restricción estricta de alimentos inhibe el crecimiento de la mayor parte de los tumores inducidos a través de experimentos controlados con animales.

Proteínas: El aumento de la ingestión de carne guarda relación con el mayor riesgo de cánceres colorectal y de mama en algunos estudios, pero en otros no. Es difícil hacer una separación de la acción de las grasas y la fibra.

Grasas: Estudios indican que la ingestión elevada de grasas implica un aumento de riesgo en cánceres de mama, colon y próstata. Es difícil diferenciar los efectos de las grasas de la dieta de sus acompañantes (proteínas, calorías totales, fibra, etc.). Se cree que las grasas afectan a la enfermedad en la fase de promoción del tumor.

Según experimentos se afirma, que los ácidos Omega-3 de cadena larga no aumentan la frecuencia de tumores. El aceite oliva, rico ácidos grasos monoinsaturados, se relaciona con una frecuencia más baja de cánceres en modelos experimentales y en observaciones epidemiológicas.

Fibra: Se ha podido comprobar que la cantidad y tipo de fibra afectan la microflora intestinal, el metabolismo de las sales biliares, el volumen fecal y el tiempo de tránsito. Cualquiera de estos factores  se relacionan con la carcinogénesis intestinal.

Vitamina A: El uso de suplementos retinoides inhiben la carcinogénesis química en la piel, mama, esófago, vías respiratorias, páncreas y vejiga en experimentos llevados a cabo en animales. Estos resultados fueron logrados con dosis muy altas, lo que supone riesgo de toxicidad para los humanos.

El caroteno contenido en zumos de zanahoria y tomates no es tóxico y puede proteger a través de un mecanismo independiente de su acción como precursor de la de la vitamina A (como antioxidante).

Es de gran beneficio una dieta alta en vegetales y frutas (elevada en fibra y baja en grasa) puede influir de forma positiva en una mejoría.

Vitamina C: En experimentos realizados en animales se ha comprobado que el ácido ascórbico inhibe la formación de nitrosaminas carcinógenas. Una dieta rica en vegetales y frutas que posean vitamina C protege contra el cáncer, en especial de esófago y estómago.

Calcio y vitamina D: Se ha observado que al calcio iónico en la luz intestinal se une a grasas y ácidos biliares formando jabones de calcio, lo que disminuye la exposición del epitelio a sustancias potencialmente tóxicas.

La vitamina D: Se ha relacionado con un riesgo menor de cáncer de colon.

Vitamina E: Es un poderoso antioxidante intracelular. Puede proteger contra el daño cromosómico producido por carcinógenos.

Selenio: Pruebas realizadas muestran que los suplementos de selenio inhiben la frecuencia y número total de tumores en diversos modelos experimentales.

Cinc: Su deficiencia experimental aumenta la frecuencia de tumores inducidos por nitrosaminas.

Alcohol: El alcohol produce un efecto causal en cánceres de la boca, faringe, laringe y esófago, en actividad conjunta con el tabaco. El alcohol actúa como una toxina celular, e indirectamente deprimiendo la respuesta inmunológica.

Café: Según estudios realizados, no apoyan una relación causal entre el consumo de café y el cáncer pancreático. Ni la mortalidad ni la frecuencia total de cáncer se relacionan con la ingestión de café.

Edulcorantes artificiales: En general no se ha podido demostrar una relación directa entre el consumo de sacarina, ciclamato o aspartamo y la producción de tumores. La alarma surgida a raíz de la producción de tumores  de vejiga en ratas a partir de la sacarina, se ha disipado en estudios posteriores.

De todas maneras, es recomendable no sobrepasar el consumo de este edulcorante en las dosis indicadas, ya que falta perspectivas temporal para determinar con claridad su influencia en la salud.

Nitratos, nitritos y nitrosaminas: Las nitrosaminas son carcinógenos potentes. En saliva, estómago, colon y vejiga se ha demostrado la N-nitrosación de nitratos y nitritos con aminas y amidas presentes en la dieta.

Las fuentes de nitratos son los vegetales, el agua, las salazones y los encurtidos. Las nitrosaminas se encuentran en el tabaco y el humo de cigarrillos.

Es posible que las mucosas se dañen con una dieta rica en sal, lo que aumenta la vulnerabilidad a un carcinógeno derivado de una dieta alta en nitratos y nitritos.

El avance de la enfermedad puede contenerse si se consumen vegetales frescos, en especial los que contienen vitamina C; se ha demostrado que esta vitamina inhibe la formación de nitrosaminas, al igual que la vitamina E.

En muchos casos dependiendo del tipo de cáncer y estado del paciente, sobretodo, su vitalidad, es recomendable algún tipo de ayuno al inicio, seguido por unos días de crudivorismo y después continuar con una dieta alimenticia con vegetales y frutas por unos 28 días. Posteriormente se van incorporando alimentos poco a poco hasta constituirse en la dieta habitual. Todo esto sin dejar de lado la medicación que está recibiendo.

Recordamos a los amigos lectores el viejo adagio que dice, es mejor prevenir que curar, y qué mejor manera que adoptando un estilo de vida alimentación sana y natural. En esto Mypanamalive.com  estará enseñando a través de mi persona. Recomiendo leer el artículo : “La Reflexología el Arte de Curar a Través de Masajes en los Pies.”

 

Popularity: 2% [?]